La abuela Azucena

La abuela Azucena fue a la alacena
a darle un huesito a su perro
cuando llegó, ningún hueso vio
y el pobre perrito lloró
y el pobre perrito lloró
y el pobre perrito lloró

La abuela Azucena tumbada en la cama
de un ruido se despertó
para su sorpresa, sobre su cabeza
mil huesos del cielo cayeron
mil huesos del cielo cayeron
mil huesos del cielo cayeron

La abuela Azucena llenó la alacena
y le dio un huesito a su perro
ella feliz de verlo reír
el perrito un hueso comió
el perrito un hueso comió
el perrito un hueso comió

Ver en YouTube